Hace unos días @RamReyRuiz (Ramón Rey) al quien no tengo el gusto de haber desvirtualizado aún, pero espero hacerlo más temprano que tarde, lanzó en Twitter un reto a @notarioalcala (Francisco Rosales).

El debate estaba abierto, pero los 140 caracteres de Twitter se nos quedaban demasiado cortos, así que Francisco Rosales @notarioalcala aumentó la apuesta y nos envidó a grande, a chica, a pares y juego si llevábamos, es decir, nos retó a explayarnos sin límite de caracteres, si aceptábamos, en el #RetoBlog y Jorge García @jgarciaherrero puso fecha para levantar las cartas de aquella mano a la que llamó “Patria Potestad Digital

Profano que es uno en temas legales, aunque la vida me las va poniendo delante para que me entere, me tiré al charco y acepté el reto de escribir algo, no con intención de echar un órdago, pero sí de envidar más.

Un tema muy complicado porque se trata de aunar tras un cambio de época, la educación, la ley y por tanto los derecho y obligaciones de todas las partes implicadas, es decir, padre, madre e hijos en un principio.

Vaya por delante que esto es mi opinión.

Que las TIC nos han cambiado la vida no es nada nuevo, es un hecho, pero un hecho que no a todos les ha cambiado por igual ni han aceptado por igual.

La aparición de “La maruja de Facebook”y todos sus hijos (Whatsapp, Instagram, MSQRD) causó y causa furor en la sociedad y todos empezaron a compartir pensamientos, experiencias, fotos, vídeos, no sólo como forma de acortar distancias con los parientes y amigos más alejados, sino también con los desconocidos, con el objetivo o necesidad bajo mi punto de vista de lograr un reconocimiento social que en la vida real no tienen o les parece insuficiente. Ese “reconocimiento social” ha llevado a padres y madres principalemente a compartir más de la cuenta y aunque aún no se estén dado cuenta, tarde o temprano lo harán, y para entonces sólo espero que no pierdan el tiempo en lamentaciones y actúen.

En lo que se refiere a menores, hoy las redes sociales están llenas de foto y vídeos de ellos, desde la ecografía en 3D y 4D hasta el día de hoy, pasando por cumpleaños, vacaciones, actividades extraescolares, etc. Vamos, que mañana no hará falta que el niño se abra un perfil en las redes sociales porque ya lo tendrá hecho directamente. Fotos o vídeos que en cuanto han sido subidas a la red, además de compartirlas, el autor pierde todo derecho sobre ellas, haciéndolas accesibles a una gran mayoría y que por supuesto pueden ser usadas para cualquier fin, bueno o malo, y lo que es peor, tal vez no nos enteremos de para qué hasta que igual ya sea tarde.

Reflexión REAL de una niña de 4 años.

“Papá, si las nubes son las que traen las tormentas, la lluvia y eso es malo porque no podemos salir a la calle a jugar, entonces ¿por qué subes las fotos a la nube si la nube no es buena?”

Siempre he defendido que los niños no son tontos, pero los adultos nos empeñamos en hacerlos tontos para que los adultos no se sientan solos mañana.

Es mi hijo y hago lo que quiero

El problema no sólo está en, como dice la niña, que las fotos estén en la nube, sino en quién las sube y ahí es donde entran de lleno los padres, abuelos, tíos, amigos, padres de los amigos, centros educativos, deportivos y un largo etc, porque no sólo depende de nosotros, aunque la mayor parte sí.

Es por ello que debería de existir la Patria Potestad Digital y poner en común qué y cómo proteger la Identidad Digital del menor y eso supone una buena dosis del sentido común de los padres, y en el caso de los padres divorciados o separados también, porque como sea el del Ministerio Fiscal a buen seguro que en más de una cosa no estarán de acuerdo los padres con él, además de parecerme bastante triste que un tercero tenga que tomar decisiones de importante calado en nombre de los padres por la falta de sensatez de ambos.

Preguntas como ¿Puedo subir ésta foto o vídeo de mis hijos? ¿Y el colegio? ¿Y el equipo de fútbol? ¿Puedo darle una Tablet para uso personal a mi hijo? ¿Y un Smartphone? ¿Puedo crearle o puede crearse un perfil en una red social? debería de recogerse en la Patria Potestad Digital e incorporarla en los convenios de divorcio.

La identidad digital es personal e intransferible de cada individuo, nadie tiene legitimidad alguna para hacer o manipular la identidad de nadie y los padres tampoco, pero tienen la obligación de protegerla hasta que el menor deje de ser menor (y/o) tenga capacidad y responsabilidad para empezar a construir su identidad. Para poder protegerla, los padres deberían sí o sí, formarse y actualizarse permanentemente sobre el tema, bien en los centros escolares donde llevan a sus hijos (aprovecho y lanzo propuesta a los centros) o mediante internet de forma autodidacta, ya no sólo por obligación, sino por sentido común, ése mismo sentido común que nos hace enseñarles a los niños que no se debe cruzar la calle con el semáforo en verde para los coches.

La Patria Potestad Digital debe de regular quién, cómo, cuándo y en qué circunstancias puede ejercerla, puesto que hoy en día la vida digital es inherente a la real o física y cada vez hay más casos en los que hechos digitales afectan directamente a la vida real

Igual que a un niño se le saca el DNI, creo que se le debería de comprar su dominio por ejemplo, con su nombre y apellido, porque digitalmente somos lo que dice internet (nosotros y los demás) que somos y mañana tal vez su hijo agradezca tener su propio dominio para darle el uso que buenamente quiera. Personalmente creo que son muchos pros y pocos contras el hecho de tener tu domino en tu poder, pero insisto en que es sólo un ejemplo. 

¿Ya eres mayor hijo?

En cuanto a la edad para tener un dispositivo de uso personal no soy partidario de fijar una edad, sino que cada padre debe de saber valorar el grado de responsabilidad que su hijo es capaz de asumir y de la confianza que se tenga en él. Confianza que ambos, padres e hijos, tendrán que cimentar y fortalecer con el paso del tiempo y las buenas practicas de ambos. No soy partidario de estar detrás continuamente de los hijos y revisar o espiar qué hace con quién habla y qué dice y dónde.

Cuando ustedes se sacaron el carnet de conducir y cogieron el coche por primera vez, segunda o tercera, ¿recuerdan que sus padres fueran detrás siguiéndoles para ver si corrían con el coche, si ponían el intermitente o directamente parasen el tráfico para que ustedes aparcasen sin estrés? NO, no lo hacían porque sus padres depositaron la confianza en ustedes, previas 200 charlas y ejemplos reales, y ahora es a ustedes a los que les toca dársela a sus hijos.

Si los padres dan una formación adecuada (porque estén formados) y advierten de los peligros que suponen las malas prácticas y los hijos toman conciencia de ello, hay que dejarles volar, hay que darles cancha y que exploren, porque lo van a hacer aunque no quieran ustedes y cuanto antes tomen conciencia de ello, más seguros navegarán y más tranquilos estarán los padres. Eso no les eximirá de los peligros, pero sabrán reconocerlos cuando se los encuentren de cara y entonces buscaran ayuda o tratarán ellos mismos de evitarlos si se les ha enseñado cómo previamente.

Permítanme hacer una reflexión. ¿Quién les ha enseñado a ustedes a pensar, a meditar? ¿Quién les ha enseñado a afrontar los problemas? ¿Quién les ha enseñado a tomar decisiones? ¿Quién les ha educado y enseñado los valores de una persona? USTEDES, haciendo un mix de lo que han aprendido de sus padres, de cómo eran, cómo actuaban, qué hacían y lo que le enseñaron, de lo que aprendieron en el colegio, en la universidad, pero sobre todo USTEDES, de lo que les ha enseñado la propia vida, porque todos aprendemos a base de golpes, de experiencias, de vivencias.

No conozco a nadie que no se haya equivocado nunca y los hijos también se equivocarán, es ley de vida, así que lo mejor que pueden hacer por ellos es formarles, advertirles de los peligros, hacerles saber que se equivocarán al igual que lo han hecho ustedes y que duele, pero no pasa nada, porque entonces les enseñarán a levantarse, aprender la lección y seguir.

Resumiendo.

1.- Patria Potestad Digital. Sí, hoy mejor que mañana, en el que se acuerden o regulen, qué,  quién, cuándo y dónde se puede ejercer.

2.- Formación. La educación se basa en los padres y centros educativos principalmente. Han de estar “obligados” a preparar digitalmente a los alumnos y padres. 

La vida se encarga de enseñarnos aquello que no sabemos a todos, nadie se libra, pero la formación nos ayudará a afrontar mejor o peor lo que ésta nos depare.

3.- Compartir imágenes. En boca cerrada no entran moscas, así que cuanto menos se comparta de los menores, mejor. Ya tendrá él tiempo de hacer con su vida digital lo que quiera. 

Aunque suelo hacer ladrillo y no adoquines, creo que el tema y el #RetoBlog lo merecían

Aquí les dejo otros post que recomiendo que lean de mis compañeros de éste #RetoBlog sobre “Patria Potestad Digital” que iré actualizando.

@silviabarrera

Hasta Dónde Pueden Llegar Los Padres Para Saber Lo Que Hacen Sus Hijos En Internet

Cómo Evitar Que Las Fotos De Tus Hijos Acaben En Manos De Depredadores Sexuales.

@jgarciaherreo – No Hay Peor Troyano Que Tus Padres

@Kinotofukasuka – ¡Qué Guapo Ha Salido Mi Niño En La Foto! Voy A Subirla Al Face.

@gisb_sus – Madre Pantogismo: Corazón y Derecho

@notarioalcala – Patria Potestad Digital