Malware, Ramsonware, Spyware, Phishing, Keyloger, la lista de peligrosos en la red es bastante extensa, pero salvo que te dediques a ello, seas aficionado o simplemente te interese mantenerte informado los peligros de las red, seguramente no sepas qué hacen cada uno de ellos, aunque sí deberías de tener claro que suenan raro y mejor meterlos en el saco de “peligro”.

Esto es como la comida, si no te gusta la pinta que tiene, lo miras pero no lo tocas. 

Hay muchas maneras de ser infectados y afectados por uno de ellos, pero el más común es a través del mail. Recibes un mail de alguien conocido o de alguna compañía de servicios y te invitan a que cliques en algún botón o enlace para que sigas las instrucciones.

Son famosos los mails suplantando a empresas como Correos, La Caixa, BBVA, Banesto (extinguida) en el que te indican que has recibido algún paquete que no te han podido entregar en mano y si quieres saber de quién es has de hacer click en el enlace, o que por motivos de seguridad has de verificar tu usuario y contraseña de la entidad bancaria.

Ransomware de Correos

Visualmente a veces es “difícil” de detectar porque usan los logotipos de las empresas, algunos incluyen logos de seguridad, pero casi todas fallan en el texto y es que somos unos privilegiados por tener en nuestro abecedario la Ñ. La gran mayoría usan Google Translate o programas similares y todos sabemos que nunca traducen bien, pero aún así tenemos varias otras formas de identificarlo además del texto. 

Otro elemento que los delata es el mail del remitente, si nos fijamos nunca corresponden con el dominio de la empresa que supuestamente lo envía. Algunos he visto que lo incluían, pero hay algo que siempre les delata ¿sabes el qué? por ejemplo.  cliente@varoufakis.bbva.groñaquegroñabank.teprometoquesoytubanco.delaesquina.netVerdad que hay algo oscuro en el dominio!

El problema es cuando nos llega a través del mail de un amigo nuestro. Eso le otorga mayor confianza, pero a la mínima sospecha deberíamos al menos contrastarlo con el remitente, por si acaso. Por ejemplo, puedes hacer click con el botón derecho en el enlace o botón y copien en enlace, abran el editor de texto o el bloc de notas y pégala para ver cuál es. Si te sigue pareciendo sospechosa puedes ir a webs como Virustotal en la que puedes pegar la URL para que la analicen. Pero lo mejor es fiarte de tu instinto, como en la comida. 

¿Qué hacen?

Las consecuencias de verse infectado por uno de estos “virus” pueden ser perder archivos del ordenador, cifrado del disco duro e inhabilitar el dispositivo, que te roben las credenciales de acceso a webs o servicios cloud.

¿Por qué lo hacen?

Por entretenimiento, por probar y aprender, por dinero. La verdad es que en caso de verse afectado, da igual lo que pida, lo que está claro es que nunca debes de acceder al chantaje, pues está más de demostrado que seguramente no hagan caso y encima te pidan más de lo que te han pedido inicialmente, al fin y al cabo has accedido a pagar una vez ¿Por qué no una segunda vez?

¿Cómo nos protegemos?

Si una empresa quiere ponerse en contacto con nosotros o quiere que verifiquemos nuestros datos, lo lógico es que se ponga en contacto con nosotros de cualquier manera, así que, si no hacemos caso a esos mails y realmente es algo urgente o imprescindible, tened la seguridad que harán lo imposible para localizarte por cualquier otra vía, carta certificada, teléfono o visita directamente en el domicilio.

La única manera de tener a salvo tus archivos es con la copia de seguridad, esa que cada vez hace más gente y de manera más frecuente, pero que desgraciadamente siguen siendo pocos los que lo hacen.

Y una barrera que ayuda a prevenirlos son las actualizaciones de los sistemas operativos y la instalación y actualización de antivirus, estos últimos los hay de pago o gratuitos, pero ya saben que lo barato sale caro y además nadie mejor que usted para asignar un valor al contenido que almacena de su ordenador o teléfono, hay personas que guardan mails, contratos, contraseñas, fotos familiares, pero para ellos no tienen valor.

¿ A dónde vamos a llegar? 

Siempre que entre amigos hablamos de estos temas nos surgen preguntas del tipo ¿Se podría…? Y siempre les contesto lo mismo. No tengo ni idea, pero estoy seguro que si no se puede hacer hoy, mañana se podrá. 

Y por último les invito de nuevo a seguir en las redes sociales, visitar la web y suscribirse de la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) para mantenerse al día de las amenazas y cómo prevenir.