La digitalización en España empieza a notarse, las empresas están adaptando e implantado la tecnología y la digitalización poco a poco en sus procesos.

España lo está haciendo bien, pero lo puede hacer mejor.

En general en casi todas las áreas digitales, las empresas y la sociedad española ha escalado puestos haciendo constar la mejora y apuesta por la digitalización que a su vez está cambiando a la sociedad y por ende a las empresas y sus formas y maneras de hacer negocios con el cliente final.

Según un estudio publicado recientemente por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y Sociedad de la Información (Ontsi) España ha mejorado en el Índice de Economía y Sociedad Digital hasta marzo del 2017 y España es la número 1 en una de las áreas digitales. Sí somos los números uno.

A marzo del 2017, España ocupa el puesto 14 de los 28 países de la Unión Europea en cuanto a economía y sociedad digital se refiere. Estamos junto en la mitad de la tabla.

Digitalización de España

En una de las áreas sí que somos los nº1, así que analicemos por partes (siempre comparados con toda UE)

Somos el 6º país de la UE en personas graduadas en Ciencia y Tecnología, es decir mano de obra de calidad, pero sin embargo nos encontramos a la cola de contratación de especialistas TIC. Es evidente que las empresas están apostando por la digitalización aumentando las inversiones en el sector, pero tal vez no al ritmo que debiera. 

Ciencia y Tecnología - Rafael Hormigos - Transformación Digital - Consultoría DigitalPersonal Especializado TIC empleado, Rafael Hormigos, Estrategia Digital, Transformación Digital

Personalmente sigo viendo que en una gran mayoría de los casos el problema es cultural. La digitalización en las empresas no se lleva a cabo según áreas o cargos, sino que debe de hacerse me manera transversal y por supuesto encabezada por la dirección.

En el uso de servicios de Cloud Computing estamos rozando la media de la UE, pero lejos de países como Finlandia, Suecia, Dinamarca y Holanda que son los más demandan y usan éste tipo de tecnología. El uso del Cloud Computing es una forma más o menos rápida de medir la digitalización de un país. 


Rafael Hormigos, Cloud Computing, Digitalización de España, Transformación Digital

En cuanto a las ventas online tenemos de todo. Por un lado, las empresas españolas cuyas ventas online representan como mínimo el 1% de las ventas totales están por encima de la media de Europa. Eso es muy bueno, pero aún hay mucho que recorrer aunque hay que reconocer que muchos factores intervienen en el sector, como el clima, la distribución geográfica, la cultura, etc.

Ventas por internet en España

Por otro, las ventas son mayoritariamente dentro de España, es decir, consumo interno. Nos sigue constando cruzar las “barreras” fronterizas por el motivo que sea, lingüísticos, logísticos o simplemente falta de ambición o complacencia. Sea como fuere, podemos mejorar en esta área.

Ventas online de España al Extranjero

Y sí, España es líder de Europa, además de en el fútbol, en información del sector público.

Con total sinceridad tengo que decir que no sé muy bien cómo interpretar éste gráfico, desconozco completamente qué hace y cómo comunica el sector publico de muchos países, pero quiero pensar que aquí informar de todo lo que se hace por y para la sociedad. Los argumentos y discursos políticos lo dejo para las “urracas”

España en nº 1 en información pública

Como resumen podríamos advertir que las empresas Españolas han de invertir más en la digitalización y aprovechar la excelente mano de obra cualificada que tienen disponible.

La velocidad a la que avanza la tecnología es imparable y además es exponencial, por lo que las empresas además de adaptarse a la nueva era han de reciclarse de manera continua y permanente. Tienen que adoptar la tecnología y adaptar la empresa y su modelo de negocio a la nueva sociedad.

Digitalizar una empresa no es tener una web, no es estar en las redes sociales, ni tener un CRM, ni usar aplicaciones o plataformas. Digitalizar una empresa es mejorar procesos internos y externos, mejorar la relación con proveedores y clientes, obtener una excelente reputación, aumentar la eficiencia de los recursos disponibles y no toda la tecnología es válida para todas las empresas, cada una requiere y hace uso de ella en función de la actividad y los objetivos que persiga. 

Las empresas españolas lo están haciendo bien, pero podemos y sabemos hacerlo aún mejor.